Saltar al contenido
sensoresautomotrices.net

Sensor IAT

Para la regulación de la cantidad de aire que ingresa al motor existen una infinidad de sensores y elementos como el sensor MAF, el sensor MAP y la mariposa de admisión. Sin embargo, la cantidad de aire no es lo único que puede afectar las mediciones del sensor MAP, la temperatura también es determinante en esta área.

Por este motivo la ingeniería automotriz ha creado un sensor exclusivo para medir la temperatura conocido como sensor IAT. Por esa razón es importante que sepas qué es y cuál es la importancia de contar con este prodigioso elemento en nuestros vehículos.

Qué es un sensor IAT

Es una resistencia térmica o termistor, ubicado en algún punto de donde pasa el aire que entra al motor. Esta ubicación puede variar constantemente entre las distintas marcas de vehículos, aunque es común encontrarlo en la parte posterior de la mariposa de admisión en los vehículos que disponen de un sensor MAP.

También puede ubicarse en el interior del múltiple de admisión o en el armazón del acelerador. Sin embargo, si el vehículo solo posee un sensor MAF, el sensor IAT se encontrará entregado a él normalmente.

Tipos de sensor de temperatura de aire de admisión

Sensor IAT de frecuencia:

Cuenta con 2 propósitos: Medir la presión absoluta del colector de admisión y la presión barométrica. Este tipo de sensor IAT envía los datos de sus mediciones a la computadora para corregir la inyección de combustible a las cámaras de combustible no solo por la temperatura, si no por la altura.

Sensor IAT de tensión:

El sensor MAP en el colector de admisión puede funcionar como un sensor de temperatura. Su funcionamiento se basa en la recirculación de gases al cilindro que hace la válvula EGR. Trabajando en conjunto con el sensor del cigüeñal, se genera una señal con datos a la computadora para el control de inyectores.

Para qué sirve el sensor IAT

Es un sensor encargado de detectar la temperatura del aire que se introduce al motor para la combustión. Estando activo desde antes de que arranque el motor, y mientras el motor está calentando el aire.

Con la ayuda del sensor IAT, la ECU puede manejar perfectamente la inyección al basarse en la densidad de aire que entra al motor. El oxígeno se introduce no solo se calculará por su cantidad, si no también por su temperatura, un factor que afecta directamente las lecturas del MAP que posteriormente envía a la computadora.

Cómo funciona un sensor IAT

Como la mayoría de los sensores de temperatura, el funcionamiento del sensor IAT se basa en emitir un voltaje a la ECU, para que ella pueda conocer la temperatura exacta del aire que entra para la combustión.

Siendo una resistencia de temperatura de coeficiente negativo, mientras mayor sea la temperatura del aire, menor será la tensión y por ende igual el voltaje que el sensor envíe a la computadora. Y de igual forma, si menor es la temperatura, mayor sería el voltaje necesario para mantener la resistencia.

Un buen ejemplo es cuando el automóvil está frío e intentas encenderlo en la mañana. La computadora leerá un valor alto de resistencia, interpretando esto como aire de admisión frío, y juntándolo con los valores que envía el sensor MAP, la ECU tendrá calculada la masa de aire y se podrá inyectar la medida correcta de combustible.

Este sensor va fijado en serie a una resistencia con valor fijo, teniendo como suministro, unos 5 V por parte del ECU, el cual va midiendo las variaciones entre el voltaje del sensor y el valor fijo de la resistencia.

Fallas que puede ocasionar el sensor IAT

Como cualquier tecnología, al paso del tiempo puede desgastarse y presentar fallas y errores. Entre las fallas más comunes, presenten en un sensor IAT están:

  • Un cortocircuito, causado por roturas en los cables salientes por daños en el aislante, quedando al descubierto el cobre interno.
  • Circuito abierto: Al trabajar con temperatura bajas y altas constantemente, los circuitos pueden dañarse.
  • Un sensor IAT terminada su vida útil, puede presentar valores de voltaje erróneos, afectando a la admisión de aire y a la combustión del motor.

Entre las fallas más comunes que notarás al manejar con un sensor IAT averiado están:

  • Los encendidos costosos y alargados serán notables, sobre todo cuando el motor esté frío.
  • Tendrás la luz de Check Engine en el tablero.
  • Aceleración elevada.
  • Si la ECU no mide correctamente la cantidad y la temperatura del aire, pueden presentar tanto pérdida de potencia por un bajo consumo de combustible o un alto consumo con la consecuencia de gran emisiones de dióxido de carbono en forma de humo negro.

Códigos relacionados con fallos en el sensor IAT

  • P0112: El cual se refiere a una entrada de voltaje muy baja (Menor a 0.18 voltios).
  • P0113: En contraparte al código anterior, este código de error indica una alta entrada de voltaje, posiblemente causada por el cableado o el sensor.
  • P0127: La tensión de voltaje o la misma temperatura del aire puede estar muy alta.

Cómo probar el funcionamiento del sensor IAT

Para probar la alimentación del sensor solo necesitarás de un multímetro y de los siguientes pasos:

  • Coloca el multímetro en la opción de Voltios DC.
  • Y antes de cualquier otra cosa, desconecta el sensor IAT de la conexión eléctrica.
  • El conector negro del multímetro debes colocarlo con el cable de tierra y el conector rojo con el cable de alimentación de 5 Voltios del sensor.
  • Sin arrancar el motor, coloca la llave en ON y verifica que el multímetro tenga valores entre los 4.5 y los 5 voltios. Si es así, el sensor está en perfecto estado, de lo contrario reemplázalo.

También puedes probar un sensor con el multímetro en la opción de ohmios, al comprobar si la temporada varía al someterlo a ligeros cambios de valores. Para ello puedes acercar el sensor a tu cuerpo o incluso soplarlo para verificar si cambia de datos.

Preguntas frecuentes

¿Cómo limpiar correctamente el sensor IAT?

Debemos tener en cuenta que el sensor IAT es realmente pequeño y delicado, aunque algunos se arriesgan a limpiarlo con algún spray especial, lo recomendable es mantener en buen estado la zonas externas del sensor.

Por ejemplo, podemos verificar visualmente el cableado descartando que presente corrosión o roturas. Y eliminar la suciedad que encuentres en el área.